Qué elijo ¿acrílico u óleo?

pintar manchas manos y pincel

Cada vez que quieres aprender una nueva técnica es bueno preguntarse e investigar sobre las características que lo diferencian de otras. En este post conocerás las diferencias esenciales del acrílico y el óleo, sus ventajas y desventajas, y descubrirás qué te vendría mejor según tu estilo de trabajo.

Diferencia 1: Como agua y aceite

Si has leído mi post anterior sobre acuarela tendrás una idea sobre cómo se componen los materiales con los que pintamos. Para obtener un determinado color, se toma un elemento (mineral, orgánico o sintético) que es molido y mezclado con otras sustancias que permiten volverlo espeso y semi líquido, de este proceso tenemos como resultado lo que es conocido como Pigmento o Colorantes. Pero eso no es suficiente, también debe asegurarse la adherencia al papel o tela, antiguamente esto se hacía con mezclas singulares, como la clara del huevo, pero hoy tenemos sustancias como resinas sintéticas (en el caso del acrílico) o aceites naturales (como la linaza, entre otros, para el óleo).

Ya la composición hará que el proceso de pintado de uno y otro sean muy distintos. Por un lado, el acrílico se disuelve en agua, necesitarás por tanto sólo el tubo de pintura, pinceles, paños y agua.

acrylic painting supplies water brushes

En cambio el óleo, pese al traer en su composición aceites, requerirá otros aceites (linaza, trementina, cobalto, etc.) para lograr diferentes efectos y terminaciones. Para disolver la pintura (y quede como trasparencia) requerirás algún tipo de aceite. A diferencia del acrílico toda su composición y complementos emiten un fuerte olor, por lo que al pintar con ellos es recomendable un espacio abierto o ventilación continua, si no, ni siquiera recordarás que estabas pintando.

oil painting supplies oils brushes spatula

Actualmente existen en el mercado óleos con dilusión en agua, según sus fabricantes es igual que pintar con los óleos convencionales, tanto en tiempo de secado como en textura. Aunque nunca los he usado, estoy bastante segura que no se puede aplicar sobre ellos los aceleradores convencionales, dado que aceite y agua no se llevan bien.

Sin embargo esta diferencia en la complejidad tiene sus pros y contras, que nos llevan a la diferencia 2.

Diferencia 2: Secado, cuestión de paciencia

Una de las diferencias fundamentales del acrílico versus el óleo está en la velocidad de secado. El acrílico está hecho para un secado muy rápido, esto implica que si aplicas determinado color en un área esta no se difuminará si te demoras mucho en pintar encima, esto es desventajoso cuando quieres hacer degradados. Pensarás quizás que la opción es tener todos los colores mezclados desde antes, para crear estas gradaciones, pero el acrílico (dependiendo de la temperatura y humedad ambiente) se seca en pocos minutos, llegando a convertirse en realmente un plástico duro. He perdido paletas de esta forma, al sobrarme material y no limpiarlo a tiempo. Por eso es que cuando se pinta con acrílico suele hacerse capas sólidas de color, o, si la práctica lo permite, rápidas degradaciones o empastaduras (aplicar el acrílico con una espátula).

acrilyc painting ever last
Retardador para Acrílico Marca Amsterdam (la mayoría de las marcas de suplementos de arte tienen este producto)

En cambio el óleo tiene un tiempo de secado casi eterno. El tiempo de secado no sólo depende del óleo en sí, si no también del color, por ejemplo: el color blanco titanio es uno de los que tiene más período de secado. Un cuadro de óleo puede tardar años en secarse completamente, ya que después de que la capa superficial parece seca, al interior continúa el tiempo de secado. Por ello la página de la Royal Talens recomienda pintar encima antes que la capa esté superficialmente seca, ya que la pintura puede agrietarse al expulsar humedad. Esta característica tan singular permite que los degradados y las sutilezas sean más simples de realizar con este material. No es que no puedas hacer realismo con acrílico, pero el óleo te permite una construcción más paulatina y con chance a equivocarte y volver a empezar.

No obstante para el óleo existen aceleradores de secado (como el cobalto o limonene) y para el acrílicos retardadores de secado. Ambos cumplen sus funciones muy bien, se aplican en el momento de mezclar la pintura, antes de aplicarla a la tela o papel. Sin embargo algunos líquidos tendrán efectos en el color de tu pintura, pero es cosa de ir probando.

Diferencia 3: Brillante u opaco

Como te decía en el punto anterior, algunos líquidos pueden cambiar el color de nuestro cuadro, así también cada material tiene una terminación distinta. El acrílico al ser esencialmente un plástico, al secarse tendrá una superficie brillante. Los colores en sí son muy brillantes, y no sucede lo que debes haber notado con la Témpera (o gouache), que el color se opaca. Si no, que tal sale del tubo, tal se queda. Este efecto brillante es muy visible en pinturas con capas gruesas de acrílico, y que a su vez se puede usar como un recurso de volumen. En otras ocasiones el brillo impide apreciar del todo las obras.

En esta pintura se aprovechó el recurso de volumen del empastado, incluso quitando pintura (haciendo rayones) o permitiendo que este se secara en montones de pintura gruesa.
acrylic painting with volume
En este caso la pintura se usó para simular los mismos elementos del paisaje, el oleaje del mar, los árboles y el follaje. (Justin Gaffrey, 2019)

Por otro lado el óleo no necesariamente tienen una terminación brillante, generalmente es mate, pero el uso de aceites muchas veces lo vuelve más brillante. Inclusive hay algunas técnicas agregando barniz, que profundiza las sombras y los tonos oscuros, generando efectos muy notables. En el caso del óleo el asunto del brillo es más controlable, sin embargo si usas empaste (con espátula) la pintura brillará casi tanto como el acrílico.

Ejemplo del brillo que poseen las pinturas al óleo.

Diferencia 4: Empastado o Veladura

La forma de pintar depende de cada artista o aprendiz. La veladura es una técnica muy antigua, que consiste en poner finas capas de color, unas sobre otras, oscureciendo lentamente algunas zonas y respetando la luz sobre las otras. Este modo de pintar es observable en muchos cuadros renacentistas. Cuando aprendí un poco de pintura al óleo, me convencí de que hay una belleza en meditar dónde poner una capa de color, y observar como reacciona con la anterior, uno termina enamorándose del proceso, ya que descubres detalles asombrosos, como el verdadero color de las cosas. Por ejemplo, ¿quién a priori imaginaría que hay que aplicar capas de colores verdes y violetas sobre la piel? ¿O que, aunque un objeto se vea rojo, en su interior puede tener azules, cafés y verdes?

Era muy común que un pintor tuviera varios cuadros en proceso, mientras esperaba que otros se secasen, ya que forzar un color sobre otro, estando el de abajo húmedo, a veces no tenía los resultados esperados.

En este ejemplo puedes ver pasos de cómo pudo ser pintada la Gioconda desde un prinicpio (link)

Por otro lado el empastado es un proceso más visceral, pero no menos meditado. Consiste en aplicar capas de pintura con la espátula o un pincel muy “cargado” de pintura, aplicándolo en lugares estratégicos, que pueden llegar a un realismo sorprenderte, sin ser sutil. El empastado puede producirse de manera lenta o rápida, pero el acrílico es muy útil cuando necesitamos que esas gruesas capas de pintura se sequen, para continuar con otros detalles. Así mismo los cuadros empastados son de más rápido procedo, por lo que es posible terminar varios cuadros en poco tiempo.

El acrílico, sin embargo, puede ser utilizado como pintura traslúcida aplicando la cantidad necesaria de agua, conservando sus propiedades de secado, sólo un poquito más lento.

Diferencia 5: Papel o tela

Si bien el acrílico es un material que puede usarse en tela o papel, se recomienda que el papel sea de un gramaje (grosor) sustentable para una técnica al agua (270gr hacia arriba). Pero el acrílico no tiene ningún problema en un soporte u otro. Si ha de ser tela, esta debe estar imprimada (con el tratamiento que la deja blanca, se llama así porque se usa un imprimante, como el gesso), para que no traspase la tela y quede opaca la pintura.

Sin embargo no sucede lo mismo con el óleo, este requiere necesariamente una tela, dado que si aplicásemos óleo sobre papel, el papel se traspasaría con aceite, y ocurriría lo mismo que cuando comes un sándwich y cae la mayonesa sobre un cuaderno o libro que tenías abierto: se esparce una mancha amarillenta que vuelve el papel trasparente.

Diferencia 6: Durabilidad

En este punto el óleo tiene una larga tradición y estudios sobre la duración de una pintura, dependiendo de si se usó pigmento o colorante en su fabricación, la solidez y saturación del color puede durar hasta 100 años sin disminución de su intensidad original. De hecho, las marcas de pinturas más finas señalan en símbolos la durabilidad de su color en condiciones de iluminación de museo. Esta característica permitió que llegasen pinturas hasta nuestros días, y que hayan podido mantenerse por restauradores especializados. Se dice que Leonardo Da Vinci gustaba de experimentar con aceites y nuevas formas de aglutinar (adherir o espesar) los pigmentos, por ello muchas de sus obras no se mantienen hasta hoy.

El acrílico, al ser sintético en gran medida, y fabricado a partir del siglo XX de forma más extendida, está hecho para resistir como las cosas sintéticas lo hacen. Además es un látex flexible, y no se craquelará (agrietarse) como sí puede suceder con el óleo.

La decisión

Es tuya, completamente. Hay un especie de romanticismo detrás del óleo que no es negativo para nada, es como revelar fotografías análogas, en vez de digitalmente, son procesos totalmente distintos.

Sin embargo tienes que tomar en cuenta al menos estas dos variables:

  • Si recién quieres comenzar a experimentar con pinturas y la acuarela te resulta muy misteriosa y delicada, el acrílico es una muy buena opción. Es cierto que te limita un poco en asuntos del tiempo de secado, pero un buen acrílico puede tapar un error con un par de pinceladas, porque está hecho para eso: cubrir.
  • Cuanto tiempo pretendes dedicarle a la pintura o pinturas. Si ya has experimentado hace un tiempo en asuntos de pintura, y quieres seguir ahondando, el óleo es un buen camino. Como te decía antes, tiene un no sé qué, un algo difícil, que te hace terminar amándolo. Pero si no tienes mucho tiempo para dedicarte a pintar, no es tu mejor opción, yo dejé la universidad hace un año, y todavía en el living me mira un cuadro sin terminar.

Pese a todo pronóstico, la decisión de cuál escogerás tiene que ver con tus procesos y lo que disfrutas. Si te gusta probar un poquito de todo, el acrílico será un buen amigo, pero si quieres ahondar en las profundidades del color y la observación, el óleo será tu compañero más leal.

Eso es todo por hoy! recuerda suscribirte a mis redes sociales para tener noticias sobre los próximos post y concursos (como el que lancé hace unos días) para ganarte “Retratos con amor”. Búscame en instagram y youtube. Y si quieres apoyarme para continuar escribiendo y compartiendo contenido, te invito a visitar mi Patreon! (Si no tienes idea qué es Patreon, visita mi página explicativa).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: