Probando los lápices acuarelables Inktense de Derwent

Los que siguen mi instagram, vieron que hace unas semanas aproveché una oferta para traer a casa los lindos Lápices acuarelables Inktense de Derwent, un tipo de lápiz acuarelable a base de tinta. Los lápices acuarelables normales están hechos a base de pigmento, por lo que su resultado es más pastoso y cubriente. Esto es una ventaja en ciertos casos, pero no les va bien con las transparencias. A diferencia de esto, el color del lápiz en base a tinta (al igual que la tinta se diferencia del gouache / témpera) traspasa el papel y se aloja entre sus fibras, permitiendo que al secarse y pasar otro color encima, el de abajo no se vea afectado.

A este dibujo en particular añadí dos ingredientes extras: las acuarelas Starry Color de Kuretake, para dar unos toques estrellados (lamentablemente solo se aprecian en vivo, aunque tomé algunas fotos para que las vean de cerca) y un lápiz acuarelable Caran d’Ache, que pertenece a la línea Supracolor de esta marca. El Porqué lo use radica en la diferencia que tienen, al probar este lápiz se siente inmediatamente la suavidad del pigmento, es muy oleoso, por lo que es fácil llenar espacios con él, y al diluir en agua su mancha es más uniforme. Si te fijas, en los inktense existe un rastro del trazo. Esto depende también del color, la cantidad y forma en que se hizo el trazo, no obstante, como decía, existe una diferencia al uso.

Ya hace días quería mostrarles un poco de como funcionan en un dibujo rápido. Abajo les dejo también el video del proceso.

Video del proceso

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: