El maestro del grabado, Rafael Ampuero

Exposicion Rafael Ampuero Chillan

En el mes de Enero pude visitar un lugar que si bien, no tiene una fama nacional, sí ha sido receptáculo de importante contenido cultural en la ciudad de Chillán, estoy hablando del Museo de la Gráfica. Ubicado a un costado de la Escuela México, la misma que posee unos de los murales más destacados de nuestro país, hechos por los señores Siqueiros y Guerrero. Esta galería artística, dedicada al mundo de la imagen gráfica y la difusión artística alberga desde el 7 de noviembre (2019) a una vasta colección del artista grabador chileno Rafael Ampuero (1926-1984). Compartiré con ustedes la experiencia, porque todo amante del arte debe conocer el trabajo de este hombre.

abuela sentada tomando mate con su gato junto a un brasero Rafael Ampuero

Prólogo

Llegamos a la esquina de Av. O’Higgins con Vega de Saldía, donde se encuetra el Museo de la Gráfica de Chillán. Entramos por la reja lateral y nos saludó un hombre que hacía mantenimiento, que nos invitó a seguir. Abrimos las puertas de vidrio y encontramos un hall, que presentaba algunas obras del artista, como invitándonos silenciosamente a quedarnos. Detrás de una vitrina, un hombre de mediana edad estaba concentrado mirando una pantalla y detrás de él prensas e impresoras plotter. En medio del hall, letras blancas sobre negro nos introducían al comienzo de una exposición de la cual no teníamos expectativa alguna. Alcanzamos a dar unos pasos, para observar la amplia sala, completamente circundada de cuadros de tamaño mediano, un blanco y negro predominante. Entonces llegó el hombre de la vitrina, nos saludó y nos dió un folleto con la biografía del artista, y nos explicó un poco de su obra, amablemente. Respondió un par de preguntas y en seguida nos dejó zambullirnos en el trabajo de Ampuero.

Sala museo de la grafica con grabados

Para las nuevas generaciones

Rafael Ampuero era grabador. Sus materiales eran principalmente la madera (xilografía) y el linóleo, el cual conseguía -según nuestro introductor- de los trenes que llegaban a la ciudad de Tomé. Se trataba de un hombre sencillo, extremadamente observador. En su trabajo se refleja con claridad su opinión, sus ideas profundas, su crítica aguda.

A menudo vemos reflejados los personajes de un pueblo de pescadores, retratados sin intenciones de un realismo pulcro, en sus faenas, sus cargas, sus idas y venidas. Con frecuencia retrata más de una discusión, instancias complejas y conflictivas.

Aunque son menos frecuentes, encontramos obras que exceden la realidad, estas son apocalípticas, terribles, como pesadillas extrañas y surrealistas. Los símbolos llenan sus imágenes, para decir más con ellas que con lo que las palabras podrían transmitirnos.

Un observador de la persona común

Pero uno de sus favoritos era el trato de la persona común, el pescador, el campecino, la madre. Él mismo dijo “Para mí el campesino es un triunfador rotundo, dueño de la tierra. Nunca me pareció el campecino el hombre pequeño, destruido. Cierto es que el campesino es ahora distinto al que yo conocí. En cierto modo ha despertado.” Y era entre ellos con quienes parece haberse sentido a gusto, a pesar de su formación en óleo y en acuarela, las abandonó para dedicarse a la crudeza del grabado, con el cual hizo cientos de obras.

hombre y mujer besandose con una guitarra en la mano

Política y religión

En último término, la política y la religión no podía estar excenta a su ojo observador. Encontramos muchas obras en las cuales podíamos encontrar un mensaje muy agudo sobre el poder ejercido por el clero sobre la población y la incoherencia en muchos casos de los líderes. En los rostros de estos personajes encontramos una infinidad de arrugas, rostros sombríos, caras de complacencia o de soberbia. Encontramos además en este artista un ávido caricaturista, quien sabe realzar los rasgos a modo de entregarnos mucha información de la persona con sólo un gesto.

Xilografías y Linóleos

En cuanto a su técnica, nos podemos sacar el sombrero. Este artista gobernó el mundo del grabado llegando a un trabajo pulcro, con una delicadeza increíble, encontramos muchas texturas y un claro dominio de los espacios de luz y sombra. Mirar cada una de sus obras es un deleite.

Para entenderlo mejor, debemos ponernos en el lugar del grabador. Si has hecho grabado antes sabrás que en el caso de la Xilografía (madera) deberás escarvar aquello que quieres dejar en blanco. Pero Ampuero no se limitaba al blanco y negro, en sus obras encontramos múltiples cantidades de escalas de grises, y no por un cambio de tinta, si no por la textura empleada. Con líneas, cuadros, cruces, y un sin fín de detalles nos da a entender texturas de cestos, tela, metal, paja, madera y más. A través de sus grabados nos hace re-observar a nuestro alrededor, preguntarnos ¿cómo es la textura de todo lo que nos rodea? y alejarnos del engaño de los colores, de lo superflúo de los adornos.

Historias con imágenes

Por último, aunque su obra nos expresa más que mil palabras, en la exposición encontramos algunos fragmentos de historias que cuentan con riqueza lo que observamos en la imagen. Quiero compartir dos con ustedes, por lo entrañables y propios de nuestra tierra. Porque me recuerdan a las leyendas que contábamos mis compañeros y yo de niños, escondidos en el patio del colegio cuando atardecía o los recuerdos de mi abuela y mis padres, de una vida llena de olores, sabores y sentidos que la actualidad no da.

Durante toda la exposición era imposible ver una obra a la pasada. Era necesario mirar cada una con cariño, con atención. Y aún cuando veo las fotografías me maravillo otro poco, pensando en cómo hizo cada paso, como sorteó los errores, y cómo fue que observó detrás de la rutina y la cotidinidad.

Museo Internacional de Gráfica de Chillán

Como tengo la esperanza que visiten esta exposición maravillosa, no he compartido todas las imágenes que registré. Si no puede asistir espero que esto haya sido suficiente para despertar su curiosidad.

Este lugar se ha llevado mi impresión positiva, tanto por la atención, la calidad de la puesta y el material complementario. Se los recomiendo muchísimo. La entrada es gratuita, de lunes a viernes de 9 a 13 hrs. y de 15 a 19 hrs. y tienen un Instagram en el cual pueden ponerse al día de las exposiciones y otras actividades (que son muchas).

Espero que si tienen vacaciones, puedan aprovechar llenando no sólo su estómago, si no también su mente y corazón. 🙂

Un abrazo grandote a todos!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: