El pincel que puede ayudarte a pintar en acuarela como un profesional

Pincel redondo de pelo de ardilla

Como ya es costumbre en este blog, quiero contarte sobre un material artístico que, una vez añadido a tu colección, será uno de tus mejores amigos al pintar acuarela.

Estoy hablando de los pinceles redondos, los que se parecen mucho a los pinceles redondos que usamos en el colegio para pintar con témpera, aunque tienen una pequeña pero gran diferencia: su grosor es tres o cuatro veces más grande de lo que conocimos en la escuela.

pinceles redondos gruesos

La primera vez

La verdad es que durante los años en que me he tomado la ilustración un poco más en serio, nunca me percaté de estos pinceles. Fue cuando comencé a fijarme en los procesos de los ilustradores más geniales de acuarela realista, como Misha (foto de su perfil de instagram abajo), cuando entendí que alguna ventaja tienen estos pinceles redondos gigantes.

Misha Katya Milhailina watercolor illustrator

En un inicio pensé que tendría alguna relación con la caligrafía japonesa. Ese tipo de trazo grueso y cargado de tinta, o esas pinturas tenues poco detalladas. Pero a pesar de ser muy similares estos pinceles se han actualizado mucho con el tiempo.

caligrafía china pincel redondo

Pinceles redondos

En el mercado podrás encontrarlos con muchos nombres, pero pertenecen a la clasificación de pinceles redondos. Los pinceles están graduados de números desde el famoso “5 0” (cinco cero), a graduaciones sobre 20.

La forma de fabricarlos es la que los diferencia mayormente. Un pincel profesional se diferencia en el material con el que fue hecha la cerda (el pelo) y la adherencia del pelo al mango, generalmente de madera.

Hoy encontraras pinceles de pelo de ardilla, cola de pony, marta (un animal muy parecido a un hurón), buey o cerdo. Antiguamente era muy natural quitarle el cabello a los animales probando sus propiedades de retención de agua y liberación de la misma sobre un papel. Esto hizo que algunos de estos tipos de cerdas fueran más codiciadas que otras. Por ejemplo, dentro de estas el pelo de marta es difundido por su calidad y buenos resultados, por ende, tiene un valor más elevado.

Sin embargo la tecnología actual permitió la fabricación de pinceles sintéticos. Los pinceles que usaste en la escuela eran seguramente sintéticos, ya que son más baratos y desechables.

Como el asunto de los pinceles no se limita al arte, en los círculos cercanos al maquillaje la fabricación de los pinceles ha tenido una relevancia muy grande. Grupos veganos han investigado sobre marcas “cruelty free”, las que se extienden también hacia proveedores de pinceles artísticos. Puedes leer un poco más del detalle de cómo obtienen algunos materiales artísticos en este link sobre Ética de los Materiales Artísticos.

pincel de marta
Así viéndolo, ¿no es lo mismo tomar el pincel verdad?

Como también eso de pintar con pelitos de un animalillo me perturba un poco, puedo decirte que hoy tenemos opciones sintéticas que no se diferencian mucho de las otras. Quizás un experto podría contradecirme, pero mientras aprendemos no notarás la diferencia.

(Quizás algún día descubran cómo hacer pinceles en casa con el pelo que les sale a nuestros gatos en su peinado de rutina).

Precio / calidad

La calidad siempre tuvo un precio, y en el caso de los pinceles se hace sentir bastante. Ya sea sintético u orgánico (aunque estos lo son más) el valor sube a medida que subre el número del pincel y su tipo de pelo.

También entre marcas encontrarás una diferencia. En mi caso, me hice con un pincel Kolibri (una marca intermedia) de pelo de ardilla sintético n°22. Pero tanto en Amazon, como en tiendas locales de arte profesional, encontrarás marcas que tienen muchos años de trayectoria, y que para los expertos hacen una diferencia.

Por ahí tenía un profesor que solía decirme que los pinceles de maquillaje también son muy buenos a la hora de pintar acuarela. No me extrañaría debido a la suavidad que tienen.

En el campo de batalla, el proceso.

Lo que importa en todo esto es los resultados ¿verdad? ¿hacen una diferencia al momento de pintar con cualquier pincel redondo?

Y la verdad es que: sí.

Antes de que veas el video del proceso de mi experimentación (mi primera vez), te contaré lo que puedes observar:

  • El pincel retiene más agua y pigmento, por ende con poco esfuerzo, y pocos regresos a la paleta puedes abarcar superficies más grandes.
  • Los degradados, producto de lo anterior, se dan de manera más tenue, etérea, si podemos decirlo así. Es muy fácil dar una atmósfera suave y colorida.
  • Los tiempos de secado son importantes. Cuando trabajas con esta cantidad de agua, si quieres oscurecer delimitadamente un lugar, o hacer detalles limpios, sin degradados, debes esperar el tiempo adecuado para el secado. En mi país es verano, así que los tiempos fueron cortos, sin embargo en otros lugares y condiciones esto puede generar algo de impaciencia.
  • Es posible hacer detalles con el pincel, pero no te lo recomiendo. Aunque es fácil adelgazar la línea presionando de más a menos el pincel sobre el papel, tendrá un límite que puede acabar mal. Por ende te recomiendo tener tu pincel delgado favorito a mano.
  • ¿Vale la pena el precio y el esfuerzo? Lo vale, te da opciones que ningún pincel más pequeño te lo dará. Ahora, no conozco los pinceles orgánicos por lo que no puedo recomendártelos sobre los sintéticos. Si tienes alguna experiencia al respecto me encantaría leerlo en los comentarios abajo.

Y sin más dilación, a continuación comparto contigo el video del proceso.

Espero que este post te haya servido mucho, y nos estaremos viendo la próxima semana en el último post del mes. En marzo se vienen sorpresas, así que atentos!

No olvides seguirme en mis redes sociales: instagram y mi canal de youtube.


También te puede interesar este video sobre la fabricación de los pinceles.

Otro excelente post sobre los orígenes del pelo natural en los pinceles (en inglés)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: