Los parques de Londres, un recurso inagotable para la imaginación

Seguro que muchas personas que visitan Londres tienen en mente algunos destinos imperdibles: el Big Ben, la Abadía de Westminster, el Palacio de Buckhingham, la Catedral de St. Paul y The London Eye. Sin embargo ¡esta ciudad no es sólo hermosa arquitectura, historia y monumentos!, hay un lado que muchos no alcanzan a conocer sin haber pasado un tiempo más y eso es el mundo verde de la capital de Inglaterra.

Verde que te quiero verde

Se cuenta que originalmente los reconocidos cilindros de Royal Mail (servicio de correos de UK) fueron verdes en un inicio, esto para que se mimetizaran de mejor forma con el verdor de la ciudad. Sin embargo esto fue contraproducente pues tuvo el efecto deseado… en demasía!, a las personas les dificultaba encontrar estos prácticos buzones dada la cantidad de áreas verdes que encontramos en todos lados.

Así de verde es Londres. En nuestra corta estancia no encontramos un sólo barrio que no tuviese su propio parque. Desde parques modernos, hasta parques muy antiguos y repletos de historias.

Para el ciudadano inglés es una parte fundamental de su vida, muchas personas hacen toda clase de deportes, y los practican ahí, en su parque más cercano. Los picnic y las sesiones de tomar sol son muy comunes y parecen disfrutarlas a diario. Y no hay nada más londinense que ir 15 minutos al parque más cercano a mediodía a comer un sandwich.

Los parques más grandes

Los parques más grandes de Londres son parques reales, ¿qué siginifica eso? que pertenecen a la corona y son mantenidos por ella. Son muchos, pero los más conocidos son Hyde Park, St. James, Green Park (todos cerca del Palacio de la Reina), Richmond Park, entre otros varios.

El más grande de ellos es el Richmond Park, con 2,500 acres (más de 1000 hectáreas). Este parque es reconocido porque en su interior encontramos un mundo libre de vida natural, y entre su fauna: venados.

Algunos venados cerca de Jubilee Plantation (Richmond Park)

El Richmond Park no se encuentra cerca del centro de Londres, al contrario, toma al menos una hora entre transporte y caminar para llegar a él. Y dentro de él fácilmente puedes caminar un día completo. En su centro encontrarás una gran laguna repleta de aves, y a sus alrededores plantaciones de altos helechos y árboles con cientos de años. También te saldrán al encuentro algunas ardillas y conejos.

Árbol centenario protegido, más sobre árboles del parque aquí

Ya que en este parque hay tanta vida silvestre el llamado es a respetarla, no es como un safari donde uno se acerca a los animales. El ambiente es tan amplio y extenso que te invitan a ve la naturaleza en su distancia, para realmente ver qué hacen en paz y tranquilidad.

No todo es felicidad para el visitante, existe tal variedad de insectos que no es difícil sentir respeto por donde se está pisando (además por los desechos naturales de venados, conejos y ardillas). La página oficial del parque advierte sobre la existencia de garrapatas en el Parque, muy comunes en la temporada de verano.

Muchos senderos de tierra y de asfalto permiten adentrarse en las plantaciones, en el caso de los senderos de tierra están circundados por altos helechos.

Los parques de St. James, Green Park y Hyde Park están todos en un circuito muy cercano, en el centro mismo de Londres, rodeando The Buckingham Palace. De estos tres el más grande es Hyde Park y hay muchas maneras de aproximase a él a través de diferentes estaciones de metro. Ya dentro puedes olvidarte que estás en una ciudad, ya que la extención del parque es mucha.

Las personas pasean a sus perros libremente en el parque

Una de las cosas más atractivas para nosotros, debido a que en nuestro país no existen, fue ver cómo las ardillas se acercaban a las personas para ser alimentadas. No sólo ellas, los patos y gansos, que transitaban libremente a través de todo el parque.

Algunas ardillas ya están muy acostumbradas al contacto humano, debido a la alimentación de los turistas.

A la vez, este parque está lleno de monumentos de gran importancia. Está el Albert Memorial, el Memorial a la Princesa Diana, La galería Serpentine, la escultura en honor a Peter Pan -ya que su escritor, J.M. Barrie era muy asiduo a este parque- y la esquina de los Speakers (hablantes o protestantes) entre otros muchos.

Cultura de Parque

Fue muy grato ir a los parques no sólo por su belleza, si no también por la naturalidad con la que los londinenses hacen uso de ellos. Era muy normal ver a personas de picnic, tomando sol -en trajes de baño muchas veces -, caminando o haciendo ejercicio a diario en el parque más cercano.

Nos sorprendió mucho lo natural y necesario que era esto en la vida del inglés promedio. Tanto así, que al momento del Lockdown -o confinamiento debido al Covid19- una de las medidas indicaba poder salir a hacer ejercicio sólo una vez al día, por supuesto que en mi mente latinoamericana surgió la pregunta ¿acaso hacen ejercicio más de una vez al día?.

El clima no es ningún tipo de impedimento para salir. Durante la primavera y comienzos de verano, es normal tener altas temperaturas húmedas y lluvia. Un 90% del tiempo estuvo nublado y con viento, lo que es realmente agradable si quieres recorrer sin sucumbir al calor.

Parte del parque de dinosaurios de Crystal Palace

Pero cuando digo que el clima no es impedimento para un londinense puedo ejemplificarlo con esta anécdota: fuimos a un parque llamado Crystal palace, donde hay un sin número de cosas dentro y fuera. Caminamos por varias horas, para llegar a un parque jurásico con esculturas enormes de dinosaurios según las ideas del siglo XIX. Cuando ya avistábamos la entrada al recorrido (el cual es abierto a todo público), comenzamos a oír truenos y cayó lluvia torrencial tal como cuando el gran Rex persigue a los niños por el camino. Nos fuimos guareciendo en cualquier lugar, mientras tranquilos ingleses caminaban bajo la lluvia -muchos sin paraguas-, con niños ¡e incluso coches de bebés!.

Vida natural y arte

Como es natural pensar, hay muchos artistas e ilustradores quienes han crecido en medio de este pulso de vida y naturaleza. La gran variedad de animales y especies vegetales tan cercanas al diario vivir despierta continuamente los sentidos y la observación.

Laguna ubicada en Victoria Park

Con sólo una mirada hacia el patio de la casa uno puede descubrir un sinnúmero de aves y plantas silvestres. Por allí pasará una ardilla, y probablemente un zorro de madrugada vendrá a asaltar los patios. Con la cercanía de los parques, las especies que se puede hallar crecen exponencialmente.

Ejemplos tenemos muchos, pero entre ellos está la obra de Beatrix Potter, o más contemporáneamente, Alexia Claire y Andy Goldsworthy, a los cuales la naturaleza ha marcado fuertemente su trabajo y su inspiración.

Ilustración de Alexia Claire
Ilustración infantil y dibujo observacional de Beatrix Potter
Instalación de Andy Goldsworthy

Está claro que en cuarentena es muy difícil despertar nuestro lado observacional y nuestra capacidad de sorpresa. Probablemente en muchos casos, las medidas restrictivas de algunos países – como Chile- han cerrado parques y recorridos naturales públicos, coo medida de protección.

Sin embaro quiero invitarlos a maravillarse con lo que tengan cerca, a asombrarse con pequeños detalles del jardín, o de una plaza cercana. Caminar y observar los árboles, o detenerse a mirar qué aves se paran en el alambrado eléctrico. ¿Te has preguntado alguna vez cuál es el comportamiento de las palomas? Según Lars Jonsson -ornitólogo y artista- cada ave tiene su propio comportamiento y gestos.

Al volver a Chile me pregunté si conocía bien a las aves, animales y plantas nativas. ¿Acaso podría decir 10 especies al menos de árboles, aves y animales que sólo encontramos en Chile? Creo que la capacidad de observación – que se desarrolla – comienza por la intención de mirar mejor a tu alrededor, y no por las circunstancias o el contexto.

Si les interesa el tema, les dejo el link a varias publicaciones gratuitas disponibles en Issuu (que cuenta además con una APP para lectura).

Árboles nativos de Chile (197 páginas)

Árboles urbanos de Chile (380 páginas)

Helechos nativos de Chile (216 páginas)

Bosques de Chile (334 páginas)

Fauna de los Bosques Templados de Chile (135 páginas)

Nos vemos pronto!!! Les deseo de paso un buen 2021, que todos los aprendizajes del 2020 les ayuden a enfrentar mejor este 2021.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: